...recuerdos de aquel niño que leía los libros de Gil Pérez en el viejo sillón de La Vega, aquellos recortes amarillos en el armario, aquellas tardes en la fría piedra del estadio, aquellos sueños, pensamientos y deseos que tuve desde aquella grada que fue mía, DESDE MI GRADA VIEJA...

viernes, 18 de febrero de 2011

Juanjo - Cruyff, pareja de baile.

Era otro fútbol, eran otros tiempos, pero lo que actualmente es llamado marcaje en zona, no era la norma general en el deporte rey…
Los marcajes individuales eran lo habitual, y cuando del crack de turno se trataba, fueron muchos los “perros de presa” que sacrificaron el resto de sus funciones en un partido, en pos de, muchas veces rozando lo permitido en el reglamento, hacer desaparecer al delantero estrella y sus “campanillas”.

Cuando la Unión llegó a primera, Johan Cruyff ya llevaba un año en España, pero no fue hasta la temporada 75-76, cuando la parroquia unionista pudo disfrutar de uno de los pertenecientes al grupo de los llamados “cuatro grandes”.

Juanjo fue el elegido por García Traid para “ese” trabajo sucio, para ese baile físico que es el marcaje…
Sacrificando su posición habitual en el eje de la zaga al lado de Ricardo Rezza; Juanjo, esa tarde, se incrustó en el medio campo, salió a las bandas, subió y bajó sin descanso independientemente del dueño del balón, y fijó al crack holandés allí por donde pisaron sus botas…y sin duda, el salmantino lo hizo bien…
Juanjo, jugador indispensable en el esquema de aquel equipo charro que se paseó por España con una solidez defensiva envidiable, marcador potente, fuerte y contundente, se consolidó en partidos como el mencionado, por hacer que a Cruyff se le viera, pero menos, en aquella primera tarde que pisó el césped salmantino.




Cinco imágenes donde se pone manifiesto el seguimiento de Juanjo a Cruyff en la primera
de las dos tardes que en su periplo en España pisó el crack holandés el estadio Helmántico.

Todo un F.C.Barcelona, líder en aquel momento de la liga, se estrelló, contra un equipo charro que con trabajo y oficio anuló, no solo al siete holandés, si no a todas sus estrellas, que esta vez sí, no como la temporada anterior, vinieron al Helmántico.
Cruyff, como en otros muchos campos a lo largo de su carrera tuvo un compañero de viaje en aquel partido; y Juanjo se unió a los Carrete, Julio Alberto, Molinos, Camacho, Oriali, Vogts…que también lo intentaron, para hacer que el crack lo fuera menos y añadir al fútbol, gotas de menos fútbol, que también forman parte del duelo que supone lo individual, en un deporte colectivo.

Imagen del histórico marcaje de Vogts a Cruyff en la final de Alemania’74

La proyección de Juanjo (Juan José Enríquez Gómez – Madrid 1950) tras tres temporadas en la UD Salamanca, se vio refrendada ya con 27 años con la llamada de Kubala para un partido clasificatorio de la Selección Española para el mundial 78 en Bucarest frente a Rumania, a la vez que con el traspaso al final de esa misma temporada al mismísimo FC.Barcelona, donde con más pena que gloria, en dos temporadas, disputó solamente cinco partidos como titular y fue incluso apartado del equipo en la 78-79 por duras declaraciones contra su entrenador y su directiva.
El Recreativo de Huelva en segunda división y de nuevo en la élite gracias a su Atlético de Madrid donde se había formado este madrileño, fueron los penúltimos pasos en su carrera como futbolista.

Imagen de Juanjo con el chándal de la selección española en Bucarest donde ocupó
un puesto en el banquillo llegando incluso a calentar en la banda en la segunda
parte, para finalmente no debutar; en vísperas de su fichaje por el FC.Barcelona de la 77-78.

Juanjo y Zuviría, dos de los principales fichajes del FC.Barcelona para la temporada 77-78

Dos temporadas después, Cruyff volvió al Helmántico, pero Juanjo ya no estaba esperándole, casualidades del destino lo tuvo cerca, pero en su mismo equipo:

Imagen de Juanjo y Cruyff en la formación inicial del FC.Barcelona que visitó el Helmántico en la temporada 77-78, en uno de los pocos partidos que Juanjo  jugó como titular en el Barça en las dos temporadas que militó en el equipo culé.
De pie de izq. a dcha: Artola, De la Cruz, Neeskens, Juanjo, Olmo y Migueli. Agachados de izq. a dcha: Clarés, Sánchez, Cruyff, Asensi y Zuviría.

Sorprendentemente, Johan jugó en aquella 77-78 en el estadio Helmántico, sesenta minutos en el puesto de libre, atrás, cerca de Juanjo… y cuando salió de la cueva… esta vez fue Iglesias el que lo esperaba para compartir ese baile, que como poesía del fútbol de otro tiempo, ha sido y será siempre, el marcaje individual.

3 comentarios:

  1. Juanjo fué un gran defensa pero en sus últimos años como futbolista cerró su etapa como jugador en el CD CIEZA entrenado por Antonio Santos y ya en el ocaso de su carrera deportiva abrió un gimnasio con MARIA SANTOS LUCAS, hija del técnico. Ambos pertenecieron al grupo de profesionales de radio Antena-3 para quienes Juanjo aportaba intervenciones en las desconexiones para ANTENA-3 Murcia en la hora deportiva de JOSE MARIA GARCIA. Su paso como entrenador en las filas del equipo murciano del Aguilas ha sido un culmen de sombras que apagan la luz que aportó al fútbol Juanjo en sus brillantes intervenciones como defensa.

    ResponderEliminar
  2. Si señor, un gran central. Enhorabuena por tu blog, me hace recordar muchos momentos en el Helmantico ( y alguno pequeñito del Calvario)

    ResponderEliminar
  3. Hola,quisiera saber mas cosas de el,tiene una hija que se llama maria jose que vive en cieza ,tuvo un accidente cn 51, y donde vive actualmente?

    ResponderEliminar